enfermedadesvenereas
principal gonorrea chamydia sifilis candidiasis condiloma papiloma autor sugerencias

 

ENFERMEDADES VENEREAS

Las E.T.S. tambi√©n llamadas ven√©reas, son aquellas que se adquieren a trav√©s de las pr√°cticas sexuales con personas infectadas. Tienen amplia incidencia y difusi√≥n y son de constante¬† incremento a nivel mundial pues est√°n relacionas a patrones de comportamiento promiscuo (relaciones sexuales inseguras, sin uso de protecci√≥n: preservativos), con parejas m√ļltiples, sin cuidado de h√°bitos de higiene personal. El problema que genera en el √°mbito de la salud p√ļblica, radica que algunas de √©stas enfermedades pueden encontrarse en estadio de cronicidad asintom√°tica, desconocidas o ignoradas por el mismo paciente, que ante parejas sexuales ocasionales no prevenidas, facilita su contagio, haciendo pr√°cticamente imposible la erradicaci√≥n.

‚ÄúSon las √ļnicas enfermedades que se adquieren con placer, sin tomar en cuenta el posterior displacer y a veces graves consecuencias que acarrean a la salud ‚ÄĚ.
La nucleaci√≥n¬† de las enfermedades ven√©reas comprende por lo general, la s√≠filis, la blenorragia o gonococcia, el chancro blando, el linfogranuloma ven√©reo, el condiloma acuminado (o papiloma ven√©reo), y algunas ectoparasitosis como la pediculosis p√ļbica (ladilla). Existen otras infecciones transmitidas por contacto sexual, que sin ser catalogadas de ven√©reas, ocasionan molestos y recurrentes problemas a las parejas. Tal el caso de la tricomoniasis y la candidiasis, que suelen ser repetidos hu√©spedes del flujo vaginal. Otras enfermedades que debemos incorporar al grupo de las E.T.S., son: la Hepatitis B¬† y el sindrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) producida por el HIV.
El recrudecimiento de la morbilidad ven√©rea obedece a una multicausalidad, con un com√ļn denominador que es la disminuci√≥n del nivel de vida de la poblaci√≥n. Entre las causales de importancia merecen mencionarse a:

precariedad social, que es sinónimo de precariedad sanitaria e incremento de la promiscuidad, destacándose mayor incidencia del comercio sexual en capas sociales bajas, donde existe desinformación y abunda la falta de higiene.
La libertad sexual que caracteriza a la nueva generación de adolescentes, con escasas ataduras a valores convencionales, con multiplicidad de contactos ocasionales, con prácticas sexuales donde suele ser habitual el cambio de parejas, en una etapa de la vida donde se relega la higiene y el autocuidado a segundos planos, manifestaciones todas ellas que culminan en sexo no seguro, promiscuo, y  vulnerable a cualquier tipo de enfermedad venérea.
El mecanismo polimorfo habitual de contagio, con lo complejo que resulta identificar a los contactos,¬† y con el agravante en la infecci√≥n gonoc√≥ccica y sifil√≠tica, de casos asintom√°ticos principalmente en las mujeres, que act√ļan de portadoras desconocidas (a√ļn por ellas mismas), propagando la enfermedad en proyecci√≥n geom√©trica.
La sífilis y la blenorragia han penetrado en todos los grupos de edad, raza y sexo, y en casi todas las regiones geográficas del mundo, tanto urbanas como rurales.
El control de las enfermedades ven√©reas depende deprincipios¬† que no son secretos de ning√ļn pa√≠s y que, en realidad, est√°n claramente expuestos en algunas de las m√°s antiguas obras de medicina.

Por sus¬† implicancias y caracter√≠sticas epidemiol√≥gicas son de notificaci√≥n obligatoria. El grupo de mayor afecci√≥n se ubica entre los 15 y 30 a√Īos de edad, de prevalencia en varones, aunque en el sexo femenino como ya dijimos, existe un importante¬† porcentaje de portadoras asintom√°ticas o con diagn√≥sticos err√≥neos.

PREVENCI√ďN EN ENFERMEDADES VENEREAS:

PREVENCI√ďN PRIMARIA:

Educación Sexual, práctica de sexo seguro, en lo posible relaciones sexuales con pareja estable libre de infección, vigilancia de la higiene personal, consulta periódica al médico especialista para exámenes genitourinarios de control (especialmente en personas trabajadoras sexuales), conocimiento y práctica de las medidas de bioseguridad.

PREVENCI√ďN SECUNDARIA:

Detecci√≥n precoz de la afecci√≥n y tratamiento inmediato del enfermo y sus contactos sexuales cercanos, seguido de la notificaci√≥n y b√ļsqueda de los dem√°s contactos sexuales que constituyen el racimo de ese paciente considerado como √≠ndice.

 

QUE SE DEBE HACER EN EL CASO DE LAS ENFERMEDADES VENEREAS

Se deben conocer los aspectos que ata√Īen a la prevenci√≥n y a la detecci√≥n precoz:

a) Evitar las relaciones sexuales con quienes tienen parejas sexuales m√ļltiples,
b) Mantener la higiene de los órganos sexuales, usando abundante jabón y agua, especialmente después de mantener relaciones,        
c) Informar a las parejas de personas infectadas, que deben también recibir tratamiento,
d) Dentro de la Educación de la Salud, se deben incorporar el conocimiento necesario para  entender cómo  se contraen y cómo se controlan las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) más frecuentes,
e) La importancia del uso de preservativos, como forma de prevención.

Se deben identificar a los grupos de riesgo de contraer ETS, que  adoptan conductas irresponsables tales como: efectuar relaciones sexuales sin protección y no observar hábitos de higiene sexual.

Una vez que se tenga la informaci√≥n la persona informada debe colaborar con el profesional de la salud en el diagn√≥stico precoz de las ETS, por medio de la interpretaci√≥n de s√≠ntomas y signos precoces que sean referidos por alg√ļn miembro de la familia o la comunidad (eliminaci√≥n de secreciones por los conductos urogenitales, percepci√≥n de ardor o dolor en dicha regi√≥n, aparici√≥n de ganglios inguinales, etc.), ya que de esa manera, se puede llegar a resolver dos problemas: la curaci√≥n del enfermo con un tratamiento oportuno y evitar la propagaci√≥n de la enfermedad.